was successfully added to your cart.

Papel Salado

HECTOR. El y ella. La busqueda

By febrero 14, 2018 No Comments

Grenouille descubre y percibe el mundo a través del sentido del olfato, que tiene más desarrollado que el resto de las personas. 

Yo siempre he percibido el mundo a través de las imágenes, de las fotos antiguas, de las publicidades. 

¿Como podemos saber quienes somos sin fotos? 

De pequeña enloquecía buscando los álbum de familia antiguas, las fotos de las infancias, más fotos en casa de otras personas, una obsesión en ver como eran y como vestian, como el paso del tiempo los había castigados.

Aquello era la realidad.

Por otro lado tenia la obsesión de catalogar, recortar y archivar todas las publicidades de las revistas conos Vogue, Bazar, Elle, y todas aquellas putas fantasías maravillosas de Fiorucci, Toscani, La Perla, Diesel, Fornarina, Gucci, D&G.

Grenouille del Parfueme es un inadaptado, rinde su vida a la búsqueda de la belleza absoluta, que debido a su pasión por los aromas se traduce en la búsqueda del perfume supremo. 

Yo no estoy buscando la imagen suprema ni la imagen perfecta. Pero sí que esta búsqueda en las imperfecciones de las personas, en sus mascaras ocultas o libres, en sus extravagancias, en su estética, me está llevando a una búsqueda sin fin donde pierdo  por completo los confines de la realidad y la normalidad, me pregunto si de verdad lo normal es tan normal o solo una aburrida ilusión, un aburrido instrumento de control de masa, de control de instinto, de veracidad. 

Pero  sentí algo en  común con Grenouille, y es esta  búsqueda obsesiva con la belleza, absoluta y relativa, inventada, nueva y por inventar.

 

La búsqueda hoy me ha llevado a los orígenes de los carnavales, la cultura egipcia, los romanos, a descubrir que la mascara es algo que siempre se ha utilizado desde la prehistoria, y que hay hombres que son heterosexuales que se llaman crossdresser y que visten como mujeres, pero sí son normales heterosexuales. Y al revés. Crossdressing significa vestirse como lo haría el genero opuesto. 

Una mujer en botas, vaquero y cazadoras sí. Pero un hombre blusa y tacones no.

¿En que matemática os basáis, en que lógica? 

Al medio minuto de tener en  frente a Hector ya queria decirle esto tan obsesivo que me sale sin parar de «te puedo hacer fotos?»

Que para mí no es, un «¿te puedo hacer un retrato?» sino hacer fotos, varias fotos, muchas fotos, porque para mí  es mi laboratorio…mi sitio de ensayo, donde estudiar y descubrir las personas. 

Para mí decir “te puedo hacer fotos” es como decir “te dejas estudiar?” (por mi).

Sus hábitos, sus sueños, su animal metido dentro, lo que nunca pudieron ser pero siempre soñaron, como ser una sirena, un pirata, un  águila. 

Sé que después de lanzar el «te puedo hacer fotos» tendré que empezar con un acercamiento, una introducción, estudiar y entender quien tengo delante y como lograr seducirlo..

Es el único momento de timidez que siento en mi vida mientras en mi pequeña cabeza busco el «como se lo digo?». 

Me resuena como algo que hacia de niña, cuando iba a pedir a los niños si querían ser mi amigos, si querían jugar conmigo.. 

Tuve una infancia algo extraña. Había sentimientos de nostalgia, de rareza y de fantasía que al día de hoy  me persiguen. 

Yo era rara por tener el pelo muy rizado y ser bastante oscura respecto a mis compañeros que todos o casi, eran originarios del Norte Italia, y yo justo de la otra punta. 

Por el pueblo se iba diciendo que no tenia padre que me había adoptado. Y que mi madre era una madre soltera y que tenia dos hijos más con un padre que no era el mío,  pero que eran mis hermanos, y juntos formábamos una familia. 

 Estas cosas llegaban a mí, y me dejaban siempre extraña. No entendía que había de malo en ello, pero sí sabia que algo había raro. Nacer en una familia que en aquel entonces era «rara» me ayudó en que nunca vi los normales, como «normales» y los raros como raros.

Todo podía ser diferente, distinto, tener varias opciones, varias posibilidades. Hay muchas más realidades dentro de la realidad y la vida es más bonita y real fuera de la realidad normal. 

Hector no es de grandes explosiones. Es como medido en su reacciones. Y eso me gustó. Porque, no me carga con ansiedad de expectativa demasiado alta, no me hunde con un no, pero es realista y no se deja en mis manos de milagros no ocurridos. Pero Hector, dijo sí, y me miró. Y yo sabia que estaba siendo observado, por una persona que no iba dejar caer alter ego en mano de cualquiera. 

En analizar mis pensamientos hacia Hector, de primera pensé que hay personas que cuando miran, o sonríen se muestran si artificios, sin mascaras, sin filtro, y es una parte que me atrae mucho de los seres humanos. Porque me da la sensación que si puedo fotografiar el alma de las personas cosa que me obsesiona desde que tengo recuerdo, esta está en el alma, en la mirada, en aquel momento en el que miras alguien y descubres su vulnerabilidad. 

Lo que más me hizo sentir que queria fotografiarle fue el día que le vi vestido como Donatella.  

Me enamoré. 

 

 

No era un hombre gay que se vestía de mujer, no era un hombre intentado parecerse a una mujer. Era el. sí mismo. Su otro yo. Su alter ego.

 No estaba intentando emular, porque es su personaje, su teatro. 

Va más allá de querer ser un juego o una diversión es vivir el otro yo, sin ambiciones sin pretensiones solo hay el disfrute. Un espacio libre para crear todo lo que uno quiere ser. 

Vivir la  propia fantasía, mostrar otras dotes, otros encantos de lo que sabes, sin cuestionares. 

Todos tenemos otro yo. 

Hay quien reprime y no lo saca nunca. 

Hay quien tiene una relación secreta con el y lo saca siempre pero solo lo saben el y su otro yo, hay quien se da cita como Hector y lo saca de fiesta, a bailar, a dejarse las obligaciones éticas o morales que sean atrás. 

 

Hay quien lo saca en una doble vida, solo por la noche a partir de las 11:00. 

Hay quienes siempre lo llevan puesto, su otro yo, pero nunca sacan el verdadero. 

Hay quien lo está buscando. 

¿Y tu? 

¿A que grupo pertences?

Todos pertenecemos a uno, no dudes. 

¿Que animal urbano eres?

Leave a Reply